Vivimos en un mundo que con el paso del tiempo se ha preocupado mas por crecer, un mundo hasta donde hace poco la sustentabilidad era dejada a un lado para darle importancia al “hoy” sin tomar en cuenta el “mañana”.

Hoy en día y desde hace mucho tiempo, el mundo entero comenzó a reaccionar, a darse cuenta que en el futuro no se debe buscar el crecimiento, sino el desarrollo, por lo que es impetuoso enfrentarse al desafío mas grande y complejo para la humanidad: ser sustentable.

Para muchos la sustentabilidad es más que un desafío estratégico y complejo, pues debe girar entre tres dimensiones centrales que garantizan el desarrollo: la económica, la social y la ambiental; para muchos la sustentabilidad se ha convertido en una habilidad, para poder lograr una prosperidad económica, que sea sostenible en el tiempo, mientras se protege a la vez los sistemas naturales del planeta, suministrando así una alta calidad de vida a toda la sociedad que nos rodea.

Indiscutiblemente, esta habilidad es un proyecto a largo plazo, sobre todo para aquellas corporaciones que operan en un mundo globalizado y que requieren de un proceso estratégico múltiple.

Toda organización sea grande o pequeña debe ser mas consciente y responsable con el medio ambiente, trazando nuevos retos para las industrias que buscan ir mas allá de la simple elaboración de productos terminados; y tomando en consideración que la sustentabilidad se alimenta no sólo por una cuestión meramente ambiental o exclusivamente económica, sino que se debe tener en cuenta la equidad laboral en el sector.

Nosotros estamos entendiendo esto… estamos comprendiendo que la sustentabilidad implica hacer las cosas mejor, implica fomentar el progreso desde un enfoque diferente y más amplio… es allí donde reside el verdadero desafío… que en mucho más que la cuestión ambiental o económica, incluso social… poco a poco vamos entendiendo que la sustentabilidad es cuestión de valores, de ética, de responsabilidad, de compromiso… y es que en Jeantex no queremos vivir el presente como un tiempo perdido, porque sabemos que el presente es la única oportunidad de preservar el futuro de toda la humanidad.